9 abr. 2007

Despedida-

ADVERTENCIA:

En primera instancia declaro honestamente que este formato no es lo mio. No se por que salió asi y bue... dicen que a los hijos hay que quererlos como son... Espero que disfruten/critiquen.



Despedida



Todavía desdibujo con los dedos los besos que en otros tiempos me diste.
Tan distantes ahora, tan distante de vos.
Te ilustro con mi memoria para verte y admirarte una vez mas,
para poder decirte te amo, para poder confesarte, te odio.

Te fuiste sin decir por que.
Abriste la puerta, tomaste tus cosas y, con un beso con gusto a nada,
te despediste de mi, en silencio, en ruinas.

Ya hacía tiempo que tus ojos me miraban, pero me atravesaban.
Agua y cristales eran nuestras miradas,
y el vacío, el puro vacío, te inundaba en mares de lagrimas inagotables.
Intente, Dios si lo intente, que volvieras a reírte,
a reírte con los ojos, a llorar, o, simplemente, a reflejarme.

Y así me dejaste, con mis cigarrillos,
los cds que no me robaste y mi pluma y mil papeles,
alguna vez ya escritos, para sentenciar a tinta lo que alguna vez vivimos…
Tan grato, tan infernal.

Y la almohada que sigue recordando a mi nariz, que alguna vez compartimos la cama
y los sueños, que muchas veces se mezclaban
y confundían nuestros sórdidos pensamientos en lechos de perversión,
o en hermosas melodías, desgastadas ya, inaudibles ya.

Encerrado en un castillo de libros,
mirando por la triste ventana donde alguna vez fumamos juntos,
la calle por la que escapaste.
Si, digo escapaste, temiste, huiste de un destino que sabías que era inevitable.
El destino de estar juntos, de vivir juntos, de construir y deconstruír mil paredes,
mil estantes, mil renglones de historia.

Historia… Destejiendo la historia,
recordando, maldiciendo y extrañándote a cada punto que deshago con inquietas manos, oscuras, frías, manchadas de tinta y de recuerdos de tu piel.
Desgarrando hojas y hojas de memorias mal acomodadas,
E intentando reescribir en versos, lo que alguna vez tuvimos.

Escribir que entras por la misma puerta por donde cayó nuestra última lagrima.
Imaginar tal vez que nunca quisiste irte,
o Ilusionarme, pensando que todo fue un sueño.
Pensar, tal vez, que el destino si existe, y que no es un arma de dos filos,
sino un camino, preparado para los dos.

Pero esas son todas letras, es la ficción
Son los deseos que mis manos, febrilmente,
dibujan en un papel manchado con tu nombre mil veces.
Son sueños sin sentido, sin ganas de ser soñados,
son el fin de un principio que nunca quiere empezar.
Es la moderna osadía de sentirse lastimado,
o, simplemente, es sentir que te perdí,
y es pensar que nunca te debería haber amado.

4 comentarios:

dana dijo...

Aunque este formato "no es lo tuyo" dejame decirte que a mí me gusto mucho. "Te ilustro con mi memoria para verte y admirarte una vez mas,
para poder decirte te amo, para poder confesarte, te odio", lo dice todo.
Siga perfeccionandose por este nuevo mundo! jaja

Te amo mucho

Nicolás Igarzábal dijo...

jajajajaj estallé con lo de Ian

tsunnamii dijo...

zarpado man...

escribis grosamente bien

se me puso la piel de gallina

sublime

Olivia dijo...

Muy bueno: para poder confesarte te odio.
...En la moderna osadía de sentirse lastimado..
¿Quién lo escribió?